Satanás, ¿reconocerá sus pecados?