¿Salvación sin el conocimiento de Cristo?