Jonás – Mucho más que un cuento

This page is also available in: English

He oído que hay gente que afirma que la historia de Jonás es solo una parábola. ¿Qué piensa al respecto?
Existen muchas voces contradictorias que crean confusión. Lepor favor con oración el libro de Jonás, y permitque le hable en sus propios términos. Las voces humanas no suelen ser fidedignas a menos que estén claramente cimentadas en el texto bíblico. Mencionaré por qué algunos creen que el libro de Jonás no es histórico, y presenta algunas razones por las cuales se lo considerunnarrativhistórica. 1. Un libro profético singular: Cuando se comparel libro de Jonás con el resto de los profetas menores, se ve que es diferente. Los demás libros enfatizan lproclamación del mensaje de Dios a su pueblo. En Jonás, se enfatizlexperiencidel profety poco se dice del mensaje en sí. Es más bien unnarrativa, no unobrde literaturprofética. Por ello, los estudiosos se preguntan en primer lugar: ¿Qué tipo de libro es Jonás? Se hrespondido a estpreguntde muchas maneras; unde ellas es lo que usted hoído. Unparábolcomparuncoscon otrcon el propósito de instruir. Pero el problemes que resultdifícil que los estudiosos concuerden en qué es lo que se comparen este libro. Esto hresultado en opiniones contradictorias. Si nos limitamos a leer el libro, vemos que tratde un profetque es enviado por Dios pardar un mensaje de juicio contrunciudad no israelita. Combinlnarrativy el mensaje, de manersimilar a las historias de Elías y Eliseo. 2. Carácter no histórico del libro: Al tratar de determinar qué tipo de libro es, muchos estudiosos presuponen que no es un relato histórico sino unpiezde ficción literaria. Parello aducen, por ejemplo, a lfaltde credibilidad de lnarrativa. ¿Cómo puede sobrevivir unpersondurante tres días dentro de un pez? Otros argumentos usados parcuestionar lhistoricidad del libro son: (1) caminar por lciudad llevamucho menos que tres días (cap. 3:3); (2) lreferencial «rey de Nínive» es errónea; deberíser «rey de Asiria»; y (3) lconversión de todunciudad paganparece increíble. 3. Historicidad de lnarrativa:  Si aceptamos el texto bíblico por lo que dice, no serídifícil concluir que es un libro profético en formde narrativa. En otras palabras, lnarrativcontiene un mensaje profético; lprimerno excluye lconfiabilidad del segundo, y viceversa. Así se leyó el libro hasthace unos doscientos años, cuando lautoridad bíblicfue reemplazadpor lrazón humana. El enfoque moderno no dejó lugar parlintervención divinen lhistorihumana, e hizo que los estudiosos se vieran obligados a redefinir lnaturalezdel libro de Jonás. En su introducción, sin embargo, se expreslhistoricidad del libro (cap. 1:1), que fue certificadpor Jesús mismo (Mat. 12:38-41; Luc. 11:29-32). Cuando aceptamos que Dios puede intervenir en lhistoride maneras que trascienden nuestrcomprensión, el relato del gran pez y de Jonás se convierte en unnarrativconfiable. Las supuestas contradicciones históricas no son tales. Si el término «Nínive» es usado pardesignar el distrito de Nínive (que abarcabentre cincuenty cien kilómetros), no es exagerado hablar de tres días de camino. En ocasiones, se solíidentificar a los reyes por su ciudad de residenci(1 Rey. 21:1), por lo que lfrase «rey de Nínive» es confiable desde el punto de visthistórico. No deberíresultar difícil concebir lconversión de todunciudad, aun cuando no hayevidencias bíblicas que lfundamente. Los estudiosos han señalado que en lépocen que Jonás fue a Nínive, se produjeron unserie de eventos que prepararon psicológicamente a los habitantes parun cambio. Dos plagas azotaron lciudad y se produjo un eclipse, que se creíun mal presagio. Es obvio que muy pronto, sin embargo, se olvidaron del verdadero Dios. Lsabiduríhumanes valiosa, pero cuando reemplazlo que se revelclaramente en lPalabrde Dios, deberíamos escuchar a su Palabra. Eses nuestrseguridad en un mundo desorientado y confuso.