La verdad sobre el infierno

En Isaías 14:15, la palabra «sepulcro», en la frase «arrojado al sepulcro» (NVI),1 también se traduce como «infierno» en otros idiomas, o como «seol». ¿Pero qué es el seol?

Versiones recientes de la Biblia tienden a usar la palabra hebrea seol en muchos de los versículos del Antiguo Testamento donde se usa el término, porque no existe un equivalente exacto en otros idiomas. Se evita traducir el término como «infierno», dado que la palabra hebrea, al igual que el término griego hades, no se refiere a un lugar donde los malvados arden para siempre después de la muerte. En general, ambos términos (seol y hades) se refieren al lugar de los muertos, y son usados para transmitir ideas diferentes e interrelacionadas.

1. El sepulcro: Como lugar de los muertos, seol designa el sepulcro, donde se depositan los cadáveres. En algunas versiones de la Biblia se traduce como «tumba» (Gén. 42:38; 44:29; Sal. 49:14; 55:15, NTV).2 Tanto las personas buenas como las malas descienden al seol/al sepulcro o a la tumba (Gén. 44:31), aunque el mayor énfasis está dado por el descenso de los malvados (Job 24:19; Sal. 9:17; 31:17). Es «la morada [literalmente, la «casa»] final de todos los vivientes» (Job 30:23, NVI;17:13). En el Nuevo Testamento, Jesús mismo fue al hades al ser colocado en el sepulcro (Hech. 2:31). La asociación natural entre el sepulcro y la muerte es indicada al usar seol como sinónimo de «muerte» (Isa. 28:15, 18), y por frases tales como «descender al seol/al sepulcro» (Gén. 37:35; Job 21:13) y «descender al seol/al sepulcro» (1 Sam. 2:6) con el sentido de «morir». Por lo general, una persona muere y va al seol, pero en ocasiones, hay personas que «descienden vivas» al sepulcro, es decir, mueren de forma inusual (Núm. 16:30, 33; Sal. 55:15).

2. La profundidad del seol: Como el sepulcro se encuentra bajo tierra, se enfatiza su profundidad (Sal. 86:13; Prov. 9:18). Se describe el seol como «lo profundo de la fosa» (Isa. 14:15) o simplemente como «la sepultura» (Sal. 30:3, 9) o «la fosa» (Isa. 38:18, NVI), la tierra de «el polvo» (Job 17:16) y «las tinieblas» (vers. 13). En lenguaje poético, la Biblia describe seol como una prisión en las profundidades de la tierra, de la cual nadie puede escapar. Tiene puertas (Job 38:17; Isa. 38:10; Mat. 16:18) y está cerrada con llave (Apoc. 1:18). En ocasiones, el seol es personificado como una bestia salvaje insaciable que sale de las profundidades y se hace presente mediante enfermedades que amenazan la vida humana (Sal. 18:4, 5; 116:3; Prov. 30:16; Rev. 11:7). El seol es la negación o fin de la vida (Prov. 15:24; 23:14; 30:3). Las referencias al seol como un lugar en las profundidades de la tierra no tienen que ver con la geografía sino con la distancia desde el cielo como lugar de la vida. Enfatiza la muerte como alienación total del Dios viviente; el lugar más alejado del cielo dentro del cosmos (Sal. 139:8; 88:5, 11). Los que están en el seol no pueden alabar al Señor (Sal. 88:3), y sus recuerdos desaparecen; están muertos. En consecuencia, Israel no poseía un culto a los muertos, y la necromancia (la consulta con los muertos) estaba prohibida (Deut. 18:11).

3. Dios y el seol: Sin embargo, no todo es oscuridad. Dios tiene poder sobre el seol/el sepulcro/la muerte. El Señor «hace descender al seol y retornar» (1 Sam. 2:6). Los muertos no tienen acceso a Dios, pero Dios tiene acceso al sepulcro. Tiene poder de redimir a su pueblo «de manos del seol […], de la muerte» (Ose. 13:14; cf. Sal. 49:15). Es el Dios soberano tanto del cielo como del seol (Amós 9:2). «El seol está descubierto delante de él [Dios]» (Job 26:6; Prov. 15:11).

El seol no es la residencia final o eterna de los seres humanos. Es una prisión, pero una de la cual podemos escapar mediante el poder de Dios (Isa. 25:8; Dan. 12:2). La llave de esta prisión se encuentra ahora en manos de Jesús, quien estuvo muerto pero ahora vive, y quien ha abierto el seol para todos aquellos que buscan refugio en él (Apoc. 1:18). Él estuvo en el seol, aunque no sufrió corrupción (Sal. 16:10). La resurrección llevará el poder del seol a su último fin. Podemos decir que el término seol señala la esperanza de victoria sobre él.

 

1 Los textos bíblicos que dicen NVI han sido extraídos de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional® NVI® Copyright © 1999 por Biblica, Inc.® Usada con autorización. Todos los derechos reservados.
2  Los textos bíblicos que dicen NTV han sido extraídos de la Santa Biblia, Nueva Traducción Viviente, © Tyndale House Foundation, 2010. Todos los derechos reservados.
Fecha: 
5/15